martes, 29 de septiembre de 2015

La literatura en el jardín de infantes

Literatura infantil


La literatura infantil a lo largo de la historia ha recorrido un largo camino, además existió siempre como por eje cuando los adultos necesitan contarles a los niños sus ideas, creencias religiosas, anécdotas (ver más adelante), casos supersticiosos, etc. Así nacieron los primeros cuentos, leyendas, mitos, canciones disparatadas, poesía, etc. Se entiende que todos los pueblos del mundo tienen literatura oral que dan cuenta de su historia como ej. Sus guerras, dioses, del cuidado de los niños.

Este patrimonio cultural debe tenerse en cuenta a la hora de hablar de literatura infantil, como para dar cuenta de nuestra integración cultural, vínculos con otros países y nuestras raíces.


 Podemos afirmar que es una forma particular de comunicación lingüística en que un sujeto (escritor) hace nacer de su mente, una historia, un poema, una obra de teatro y tiene un deseo muy profundo, la que los lectores de esa obra disfruten de su creación, por lo tanto se requiere tener  bien en cuenta a quien esta dirigido y a que nivel los lectores van a responder a sus personajes.

Para que sirve la literatura en la primera infancia

 Sabemos lo importante que es este genero en el maternal, ya sea porque presenta un mundo imaginario en le que el protagonista actúa dentro del texto de la ficción y esto al descubrir los niños, ej.: cuando perciben que los animales pueden hablar, pensar, tomar decisiones, se visten como personas y hacen cosas similares cuando el humano le provoca emociones internamente, ayudándolos muchas veces a deshacer o mejorar dicho, vencer temores. Etc.

Es natural que también disfruten de estos personajes que a la hora de abrir un libro e identificarse con el personaje del texto literario.

Los personajes literarios mas atractivos son los que por lo tanto mas juegan, los que quiebran el orden establecido y permiten descubrir otros mundos.

De todas maneras en el criterio de selección de textos narrativos (ver más adelante) ahí que tener en cuenta  que a la hora de seleccionar textos los personajes en diversas situaciones sufran dificultades, pero que después salgan airosas de estas circunstancias. Como ej.: el lobo no debe comerse a nadie como castigo.

A los niños les gusta los seres imaginarios (ej. Los perros voladores, los ratones que van volando a la luna, etc.) es decir le gusta exagerar lo fantástico.



¿Cuál es la función del docente?

 El docente es el mediador entre los niños y los textos literarios (más aun por encontrarse en la etapa de formalizar el vínculo con los niños)

Muchos de los niños escolarizados, si bien han tenido un relato o la lectura de algún cuento en el ámbito familiar, otros lo van a tener en la sala del jardín, pero al experiencia que tienen de hacerlo en grupo es única y novedosa.

Si bien esta actividad, a primera vista puede parecer pasiva, no lo es, ya que los textos literarios para los niños de 2 años de edad, es un modo de acompañar el proceso de construcción para que en un futuro puedan ir dando forma a sus propias imágenes mentales, con lo que escuchan.

Las diversas historias los invitan a reír, emocionarse, a pensar, a acompañar a los personajes en sus aventuras (ya sea con sus formas de actuar, de resolver problemas, de sentir, etc.)

Escuchar construye un valioso aprendizaje, requisito indispensable para acceder al disfrute que se propone con el contacto de la literatura, para ello el requisito fundamental es brindar las condiciones para que en conjunto (pequeño o numeroso) pueda ejercer este que hace. A su ves es indispensable también crear un clima adecuado y apropiado que dando tiempo y espacio necesario, es decir; comprometiéndonos con al travesía del texto elegido.

En los primeros años de vida, ¿el libro es un juguete?

 Si bien la década de los 60´ era profunda la revolución del concepto de vinculo del niño con el libro de la literatura, era una nueva mirada, produjo un desplazamiento de tomar el libro para la didáctica asía este, y es así como aparece en Italia Gianni Rodari (pedagogo y autor de cuentos para niños) Escribió “Gramática de la fantasía introducción al arte del inventor de historias”. En su obra se defiende la libertad del niño al producir sus propias imágenes, al recrear la realidad y o sentirse pleno de juego y de fantasía.
“El niño, durante su crecimiento atraviesa una fase en al que los objetos le sirven sobre todo como símbolos. Es la fase en la que la que se instituyen las funciones simbólicas del lenguaje y del juego para convertirse en componentes de la personalidad. A esta fase, a tales funciones, es la que se liga al trabajo del escritor para niños. Sustancialmente sustituye objetos para el juego; es decir juguetes hechos de palabras, de imágenes, también de madera y plástico, pero son juguetes. Tiene la eternidad de la pelota y la muñeca”.[1]




Por lo tanto según Rodari ”definir el libro como un juguete no significa en absoluto faltarle el respeto, si no sacarlo de la biblioteca  para lanzarlo en medio de la vida, para que sea un objeto de vida. Ni tan solo significa fijarle unos límites. El mundo de los juguetes no tiene limites, en el se refleja y se refiere al mundo entero de los adulto, con su realidad cambiante”[2]

También de las fundadoras de nuestro país en cuanto al juego con el leguaje en la literatura fue María. Elena. Walsh (poetizadora del habla infantil)

La literatura para los bebes

Existe una relación de la literatura con los niños aún en la primera infancia  (los primeros años de vida) testimonios de esto son las milenarias canciones de cuna, esta inclinación poética gira su rumbo a medida que el niños crece y toma contacto con los libros de cuentos, los libros de poesía, así como las canciones, rimas, etc. Éste vínculo que se forma con la literatura son sumamente importante para la construcción de la subjetividad infantil, considerado como un arma poderosa en la defensa de su inteligencia frente a la sociedad, andamiaje indispensable par armar un capital simbólico así como en lo referente a su pensamiento crítico y a su autonomía.
Por lo tanto nuestro propósito sería entonces la formación de un ser lector por puro placer tanto en el presente como en el futuro, tal como reflexiona Marc Soriano: “En cuanto el lector somina los mecanismos de la lectura, puede aislarse cuando lo desea, construir paso a paso, un universo en el que se sienta sus anchas, negras y abolir, por cierto tiempo, el mundo real“[3]


La biblioteca escolar en el jardín maternal.

La Biblioteca para Bebés permite el conocimiento de libros de literatura de sencilla estructura, y especialmente diseñados para niños pequeños que asisten a un Jardín Maternal. Desde el segundo semestre de vida, el niño puede interesarse por la lectura de imágenes, siempre que éstas resulten atractivas por el color y el diseño. No sabremos con exactitud cuál es el grado de comprensión de aquello que la imagen representa, pero es habitual observar en el bebé, actitudes autónomas frente a lo que ve dibujado, que nos permiten afirmar que efectivamente, se comporta como un lector. Un bebé de diez meses puede observar y emitir sonidos de reconocimiento del objeto representado, ya sabe que eso no es el objeto mismo, sino su representación gráfica, y esta certeza lo convierte en lector de esas imágenes.

Para esta etapa estaría -tres meses a dos años- contamos en la actualidad con una inmensa cantidad de ofertas de material literario con diseños acordes a las posibilidades de manipulación de niños pequeños. Libros de tela, de plástico y de cartón plastificado con las puntas redondeadas para que no se lastimen.
También es posible su fabricación artesanal recurriendo a recortes de telas de colores brillantes que pueden disponerse en forma de libro. Cada hoja de tela es una página en la que la creatividad del artesano colocará siluetas que representen una flor, un conejo, o tal vez una manzana. Los colores intensos atrapan la atención del niño y en estos contrastes de figura y forma buscará significados que pueden o no coincidir con lo representado
Podemos seleccionar libros de imágenes que no “cuentan” una historia, pero que invitan a la exploración de las ilustraciones por parte de los lectores y esta práctica resulta atractiva para descubrir un universo de colores y formas que no son necesariamente familiares o no habitan el mundo de la realidad, son personajes de la ficción literaria
Pero también está presente la literatura, las primeras historias, que aparece con construcciones narrativas breves y gramaticalmente pensadas para los bebés. En estas formas literarias muy sencillas, es probable que aparezca un personaje central: un niño, un oso, un ratón, que debe resolver un pequeño conflicto. Predomina el humor, el disparate, el juego.
En un proceso que varía en cada niño, la oferta de libros avanzará con secuencias más extensas y más complejas, con más personajes. La tarea de lectura representará nuevos esfuerzos de relacionar cada momento de la historia, la sucesión espaciotemporal, y se puede guiar al niño para que observe que lo que sucede en cada página se vincula con la página anterior y con la siguiente.

 ASÍ QUE COLEGAS 
MANOS A LA OBRAAA!!!




[1] Rodari, Gianni gramática de la fantasía. Introducción al arte de investigar historias, primera edición en italiano 1973, primera edición española, noviembre de 1976, editorial Avance.

[2] Rodari, Gianni. Gramática de la fantasía. Introducción al arte de inventar historias. Primera Edición en Italiano 1973. Primera Edición Española. 11/1976 Editorial Avance.
[3] Soriano, Marc “La literatura para niños y jóvenes. Guía de exploración de sus grandes temas” traducido por: Graciela Montes. Ediciones Colihue. 1995 Pág 347. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario